El 13 de enero de este año viajé por quinta vez  a Haití, a mi reencuentro con los nenes de Rescate Infantil  Mundial.   American  Airlines me permitió llevar 9 cajas de 60 libras de ayuda humanitaria.

Fue un viaje muy largo esta vez a través de Miami, pero en la  aduana en Haití todo fluyó muy bien y muy amablemente me dejaron pasar la ayuda sin ningún problema al igual que en los anteriores viajes.

Allí me encontré con mi buen amigo y gestor   de R.I. M. Pierre Anderson Soulouque y el voluntario Samuel  Vernues, que me esperaban en el vehículo que llaman  “tap tap”, el cual habían alquilado para llevar las cajas.

Al llegar como es costumbre en Haití, no había servicio eléctrico, así que linterna en mano, Anderson y yo abrimos las cajas para organizar la entrega de la ropa, zapatos y juguetes que se llevaría a cabo al día siguiente.

El día de la entrega  llegaron los niños y niñas. La primera en aparecer lo fue quien inspiró el nacimiento de R.I.M., mi amada Chery, una niña “restavek”, a quienes sus padres regalaron por no poderla mantener, junto con la señora que la cuida.   Llegó con sus piernas llenas de ese polvo que hay en Haití, le cambié su ropa por algo más cómodo y le lavé su carita. Luego llegó Shanilove, Frenecia, Sherlot, Ashley y Fedgy, Stephany, Bianka, Sarah, Shednay y Methelus, y los bebés Vanessa, Jackenson , la hermanita de Vanessa, Jamerson y Jude.  Cuanta alegría hubo en ese encuentro, en el que no faltaron abrazos, besos y mucha emoción. Les dimos galletitas y agua y  repartimos los regalos. Los tres Reyes llegaron tarde a Haití, pero a diferencia de otros años, esta vez llegaron, llevando  regalos para hermanitos, primitos y adultos también.  Anderson tradujo al creole cartitas de los padrinos y los voluntarios de R.I.M.

Al día siguiente alquilamos una guagua escolar y con las familias y personas a cargo de los niños, salimos a nuestra acostumbrada gira, esta vez  a 25 minutos de Puerto  Príncipe donde hay un manantial con agua que brota de la tierra. Samuel oró antes de salir y en el camino los niños iban cantando alegremente.  Le celebramos el cumpleaños a Sarah, Samuel e Ivy  y uno de los más chiquitos, Ashley, cantó “Happy Birthday” en inglés.  Hubo comida y refrigerios.

Al igual que en los viajes anteriores, visitamos los colegios de los niños,  dando seguimiento a su desempeño escolar e  hicimos con ellos el trayecto de casi una hora, desde el colegio hasta el campamento donde viven, pasando por un puente lleno de moho y terrenos baldíos.  Luego, nos agrupamos en un círculo para hablar sobre valores, cuidar la naturaleza, estar en unidad y poco a poco nos acercamos  hasta quedar fuertemente abrazados. Fue un momento lleno de emotividad.

La mayoría delos niños del campamento  viven ahora en casitas hechas de “plywood”, sin cocina,  ni baño pero en mejor condición que las casetas. Otros viven en chozas extremadamente pobres o toldos de lona.

En otra ocasión fuimos a Les Calles, a una provincia que queda a 4 horas de Puerto Príncipe, donde pagamos la escuela de André y visitamos su casita en lo alto de una montaña. Hasta allí llegaron los regalos de los Reyes para él y sus hermanitos y se le entregó una compra de alimento y ayuda monetaria.

Antes de regresar, como cada mes, las familias recibieron una compra de alimentos entre los que se encontraba un paquete de  20 lbs de arroz, cajas de “spaguetti”, frijoles,  aceite,  entre otras cosas, la cual adquirimos  en un almacén en Haití (para así contribuir a su economía) en adición a  comida enlatada que llevé de Puerto Rico. 

He visto la vida de estos niños transformadas, pues anteriormente andaban descalzos, muchos de ellos huérfanos, sin hogar a causa del terremoto y estaban desnutridos. Algunos de ellos trabajaban cargando agua o en labores de esclavitud  y no asistían a la escuelas, mas hoy ellos saben que aquí en Puerto Rico, sus padrinos y otras personas los aman y les ayudan.

Stephany, una de las niñas  más retraídas, por primera vez me tomó de la mano y me llevó aparte para decirme con lágrimas en su carita algo que ya yo sabía “my mother died in the earthquake”.  Luego me abrazó y  me dijo “I love you mami Ivette”.

Es tan fácil amarlos… visítanos en Facebook “Rescate Infantil Mundial Inc.” y www.rescateinfantil mundial.com. También puedes escribir a la dirección PO Box 425, Saint Just Station, P.R. 00978 o llamar al 787-649-0250. Ayúdanos a continuar esta labor, necesitamos padrinos de alimento y educación. Deseamos conseguir una casa albergue donde ellos puedan recibir tutorías o  guarecerse en caso de una emergencia.  Otros niños esperan….

Ivette Bibiloni

Buenas_Noticias.html

ECO-Sport

Propuesto por la firma de arquitectura Ramírez-González Studio, el concepto de las Facilidades ECO-Deportivas representa un novedoso diseño que se fundamenta en la re-ingeniería del modelo típico de una cancha de baloncesto en Puerto Rico con el objetivo de convertir este tipo de facilidades comunes en edificaciones sustentables. El concepto del diseño está basado en la propia filosofía arquitectónica del la firma “Arquitectura como un Producto Adaptado” la cual permitió a los arquitectos del proyecto optimizar el desempeño ambiental de la estructura dentro de parámetros de costo eficiencia desde tempranas etapas del desarrollo del diseño.


La cancha de baloncesto se concibió como el siguiente paso de la evolución de esta tipología de facilidades deportivas. La combinación de sistemas y componentes de sustentabilidad en relación con estrategias de diseño pasivo permitieron el máximo desempeño energético de la estructura con un consumo anual menor al que puede generar. Además, toda la selección de los materiales de construcción se hizo considerando su disponibilidad local, métodos de construcción de baja especialización y la costo eficiencia. El costo presupuestado para el desarrollo de la cancha propuesta es muy similar a los costos actuales del paradigmático pero ineficiente modelo actual.


Datos del Proyecto

  1. 1 Arquitectos: Ramirez-Gonzalez Studio, psc

  2. 2Localización: Puerto Rico

  3. 3Grupo de Diseño: Emmanuel Ramirez, AIA (principal) y Wilfredo Mendez, AIT

  4. 4Costo: 320,000 USD

  5. 5Estatus: Desarrollo Preliminar


En Puerto Rico, así como en muchos otros países del Caribe y América Latina, el gobierno promueve la construcción e implementación de este tipo de facilidades deportivas como parte de su proyecto social y urbano. La propuesta de Ramírez-González Studio aprovecha esta tendencia para poder presentar una iniciativa arquitectónica capaz de tener un gran impacto ambiental en la sociedad. Además, el diseño de la firma se ajusta a los códigos y reglamentos más exigentes para la zona sísmica y las condiciones atmosféricas de Puerto Rico.

Ramírez-González Studio está consciente del potencial de este tipo de propuesta para la región del Caribe y América Latina. Esta cancha de baloncesto, ciertamente debería convertirse en el paradigma de esta tipología deportiva en estas regiones. Ciertamente, el concepto agrupa todas las cualidades de adaptación ambiental de estas regiones dentro de los límites económicos contemporáneos
.

www.arquillano.com