BackBuenas_Noticias.html
 


Vivo en Camarillo, California, entre Los Ángeles y Santa Bárbara, desde hace un poco más de 5 años y me dedico como Senior Validation Analyst / Test Manager en Corporate IS de Amgen.


En el lugar donde vivo hay muchos parques públicos donde se puede jugar, correr bicicleta, etc.  Los chicos están envueltos en natación, voleibol, actuación, etc. y en Los Ángeles hay variedad de museos (ciencia, historia natural, artes, etc), parques de diversiones (Disney, Universal, Six Flags, etc). Con mi esposa puedo ir a viñedos, shows de artistas y etc. Acá vienen muchos artistas hispanos, hace un par de años fuimos a ver a Luis Fonsi.


También viajamos a otras ciudades cercanas como San Diego, Santa Barbara, Palm Springs; y a algunas un poco más lejanas como Monterey, Las Vegas y San Francisco. Con mi cuñado cuando viene de visita hemos ido a ver juegos de los Lakers. Si te gusta la naturaleza hay lagos, montañas y playas. Puedes ir a ver ballenas y delfines en la costa. Puedes tirarte para sitios fancy como Hollywood, Beverly Hills, Malibu Beach, o puedes ir a comprar gangas en los mercaditos mexicanos de Los Angeles. En invierno aquí no cae nieve, pero si quieres jugar con nieve puedes ir a los pueblitos de las montañas, a hora y media de camino, a revolcarte en la nieve y hacer snowball fights.


El decidir mudarme a los Estados Unidos fue una decisión tomada en el ámbito profesional por el  cercano cierre de una farmacéutica en la cual trabajaba y yo quería irme antes de que eso pasara.


Si Puerto Rico quiere realmente progresar económicamente tiene que ampliar su visión industrial y salir del paradigma que ha dominado por los últimos 50 años, de que la industrialización es sólo manufacturarle productos a otro que se los inventa en algún otro país. Puerto Rico tiene que empezar a inventar sus propios productos, desarrollar sus propias industrias que vendan bienes y servicios al exterior. Puerto Rico tiene que hacer R&D y patentizar inventos propios.


El acostumbrarme fue bien rápido. La nena al principio tenía miedo con la idea de empezar el cuarto grado en una escuela nueva, pero enseguida hizo amiguitas. 


A quien realmente se le ha hecho difícil ha sido a mi esposa. Ella en PR tenía ya su círculo de amistades que se conocían desde chiquitas, y le hacen falta. De todos nosotros ella es la única a quien no se le ha hecho fácil adaptarse a la diferencia de culturas, idiomas, costumbres. Pero para eso está Facebook, el teléfono y el email, para mantenerse en contacto.   :-)


Una de las ventajas del sur de California es que aproximadamente 25% de la población es hispana. Gracias a eso en muchísimos comercios, oficinas médicas, etc. te atienden en español si no sabes inglés. El gobierno te permite hacer en español prácticamente todos los trámites, desde sacar la licencia de guiar hasta votar. En muchas tiendas grandes como Best Buy tienen hasta los letreros e información en inglés y español. Para mi esposa, cuando llegamos eso fue una ventaja.


Otra ventaja de tener gran población hispana es que se consigue casi todo lo que usamos para cocinar en PR. Se consigue adobo Goya, cubitos Knorr, sazón, recao, culantro, gandules, mangó, habichuelas rojas y blancas, etc. en los mercados mexicanos o el Farmer’s Market. Lo que más me hace falta, que no se consigue acá, es el panapén(!) y las alcapurrias.

Puertorriqueños en el Extranjero




     Raúl Soto